Psicología para ti

¿Qué es la resiliencia? 10 claves para ser resiliente

Resiliencia

En la actualidad se ha puesto de relevancia la resiliencia, un término psicológico cada vez más conocido. Según la Real Academia de la Lengua tiene dos acepciones por lado es la «Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.» Y por otro es la «capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido.

El interés de los psicólogos por está capacidad surgió debido a la evidente capacidad de las personas de sobreponerse y superar situaciones adversas, extremas y/o traumáticas. La resiliencia es fundamental para evitar el síndrome Burn-out, conocido como el síndrome del quemado, lo sufren muchos profesionales. Por ejemplo, los sanitarios al encontrarse con pacientes que sufren afecciones impactantes como el reciente COVID-19, la perdida de una parte del cuerpo o una operación o tratamiento con muchos riegos y grandes secuelas para los pacientes.

Pide cita

Basándonos en Albert Oriol-Bosch (2012) describimos una serie de características que favorecen que el individuo sea resiliente, y diez claves nos permitirán desarrollarla nuestra capacidad de resiliencia:

  1. El autocontrol y compostura: para desarrollar está capacidad es necesario trabajar en nuestro autoconocimiento, profundizar en cuales son nuestros puntos fuertes o habilidades y cuales son nuestros puntos débiles o defectos.
  2. La autoestima o confianza en uno mismo: la autoconfianza va de la mano con el autoconocimiento y con nuestra capacidad para discernir cuando necesitamos ayuda, y cuando es necesario pedirla, así como nuestra capacidad para trabajar en equipo.
  3. Planificación: a la hora de hacer planes es importante que nos pongamos retos u objetivos que seamos capaces de conseguir. Lograr nuestras metas supone una gran satisfacción.
  4. Conciencia plena o mindfulness: aprender a vivir en el presente y no pensar demasiado en el futuro, pero tampoco en el pasado, no dejarse arrastrar por la culpabilidad o la melancolía y disfrutar de las pequeñas cosas y tener en cuenta que nuestros actos pueden cambiar muchas situaciones.
  5. Optimismo realista: ninguna situación es totalmente positiva o negativa, debemos aprender a tener una visión optimista de las situaciones, esto lo podemos conseguir planteándonos o buscando la parte positiva de los acontecimientos y los aprendizajes adquiridos en cada situación .
  6. Control emocional: es importante tener en cuenta que no podemos controlar todas las situaciones, los acontecimientos adversos son inevitables y superables. No se puede controlar los sucesos, pero si controlar nuestras emociones.
  7. Flexibilidad mental: nuestra actitud ante los cambios y las nuevas situaciones debe ser flexible y abierta, los cambios no tienen por qué ser malos, al revés suponen una nueva oportunidad o aprendizaje.
  8. Persistencia en el compromiso: mantener la constancia y tener una buena fuerza de voluntad es también muy necesario, para conseguirlo tenemos tener muy claro nuestras motivaciones e intereses, así como intentar transformar los obstáculos en oportunidades y concienciarnos de que el esfuerzo que está haciendo merece la pena.
  9. Sentido del humor: reír tiene muchas ventajas, al igual que aprender a reírnos de nuestras desgracias, obstáculos o falta fortuna.
  10. Creatividad: muchos estudios han demostrado que existe la relación entre la resiliencia y la creatividad, por ello dar rienda suelta a nuestra creatividad es fundamental para gozar de una buena salud psicológica.

 

Bibliografía:
Oriol-Bosch, Albert. (2012). Resiliencia. Educación Médica, 15(2), 77-78. Recuperado en 16 de abril de 2021, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1575-18132012000200004&lng=es&tlng=es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *