Psicología para ti

Depresión: principales síntomas, curiosidades y pautas básicas de ayuda

El 13 de enero se celebra el Día Mundial de Lucha contra la Depresión. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta enfermedad la sufren cerca de 300 millones de personas en el mundo, considerándola la principal causa de discapacidad en el mundo, y una de las causas principales de suicidio.

La depresión es una enfermedad, su denominación proviene del termino deprimere que en Latín significa presionar hacia abajo, está enfermedad afecta a todo el organismo en general y principalmente al sistema nervioso, al comportamiento, a las emociones y al pensamiento, es un trastorno mental donde aparecen pensamientos automáticos negativos.

Principales síntomas que nos indican que sufrimos un cuadro depresivo:

La depresión afecta de manera muy diferente a cada persona y puede variar mucho en su intensidad, duración y gravedad, podemos sufrir particularidades únicas. Las principales señales de alarma Según José Ramón Alonso en su libro «Comprender la depresión» (2019) son:

  • Sentir abatimiento o tristeza continuamente: cuando estos sentimientos son persistentes en el tiempo y no algo puntual es una señal preocupante.
  • Perdida de interés por las cosas que nos gustaban antes y nuestras aficiones: La depresión genera un sentimiento de que la vida no tiene sentido y que no hay nada interesante en ella. Algunas personas con depresión se comportan criticando todo, sufren aburrimiento generalizado y/o tienen una visión cínica de la su vida y la de los demás. El escaso interés por la actividad sexual puede afectar a la relación de pareja, generar tensión, situación que a su vez refuerza la depresión.
  • Agotamiento, letargia, fatiga o sensación de no tener energía: No es que no quieran hacer las cosas, es que no tienen fuerzas para ello.
  • Cambios en el patrón de sueño: pueden sufrir insomnio, dormir menos, sueño irregular como despertarse muy temprano y son incapaces de volverse a dormir. También en otras veces, se duerme un número de horas excesivo, les cuesta salir de la cama y pueden volver a quedarse dormidos a lo largo del día. Aquí tienes unas claves y trucos para dormirte rápido y mejorar la calidad del sueño
  • Cambios en el apetito: No tener ganas de comer y perder peso rápidamente, darse atracones o comer mucho más de lo habitual.
  • Dolores persistentes sin motivo claro: molestias de cabeza, de estómago, problemas digestivos que no mejoran con el tratamiento adecuado.
  • Propensión a llorar: llorar más de lo habitual sin un motivo claro es otro signo de depresión.
  • Comportamiento acelerado: este comportamiento no permite que se concentremos en las tareas y que puedan sentarnos tranquilamente.
  • Dificultad para tomar decisiones: cuando se sufre un cuadro depresivo es mejor no tomar decisiones importantes o transcendentales, porque estas decisiones pueden estar contaminadas por nuestra falta de esperanza, sentimiento de no ser capaces y pesimismo. Muchas personas con depresión piensan que no van a mejorar y que la única salida es la muerte.
  • Autoestima baja: Muchas personas con depresión piensan que no valen nada y que las personas que les rodena están mejor sin ellas. Sienten que son una carga que impide a los demás ser felices. No son capaces de ver sus propias cualidades y virtudes, su valor y la enorme importancia que tienen para otras personas. Aquí puedes saber que es la autoestima y trucos para mejorarla.
  • Sentimiento de culpa: pueden sentirse culpables por no cumplir las expectativas excesivas de sus padres o por el fracaso de una relación donde la responsabilidad es siempre compartida.
  • Pensamientos de muerte y de suicidio: la depresión puede llevar a que tengan pensamientos continuos y reiterados sobre la muerte, que se puede ver como un fin del sufrimiento que se experimenta. La persona que se suicida es también consciente de la preocupación y el dolor de aquellos que la rodean, pero piensa erróneamente, que el suicidio puede solucionarlo, aunque no es así. Todas las personas que queremos a alguien con depresión deseamos que se ponga bien y sobre todo que siga a nuestro lado. Reduce la capacidad para enfrentarse a los problemas y genera una visión negativa que no permite que vean todas las cosas buenas que hay dentro de ellos y a nuestro alrededor.

Algunas curiosidades sobre la depresión son:

  • Genera un gran sufrimiento y es muy difícil de fingir: Muchas personas piensan que la depresión se puede fingir, ya que se utiliza el término de manera cotidiana para referirnos a reacciones emocionales negativas. Para Luis Gutiérrez Rojas, “tanto los médicos de atención primaria como los especialistas de psiquiatría son profesionales que atienden a criterios objetivos para el diagnóstico de la depresión y la tramitación de la baja en caso necesario. Banalizar la enfermedad supone que mucha gente no reciba tratamiento, lo que multiplica el riesgo de consecuencias fatales, la peor, el suicidio. El principal factor de riesgo de suicidio es la depresión. Y el suicidio es una realidad en nuestra sociedad, produciéndose 10 suicidios al día, 3.500 al año en España”. 
  • No todas las personas con depresión sienten tristeza: se piensa que la depresión es sinónimo de tristeza, pero no es así, mientas la tristeza es un sentimiento, una emoción normal que se experimenta cotidianamente, la depresión es una enfermedad. Aunque la tristeza puede ser un signo característico de la depresión, en esta enfermedad pueden predominar otros síntomas como la apatía o desgana y todas personas experimentan tristeza.
  • Con un buen diagnóstico y tratamiento se puede curar: La depresión debe tratarse por un profesional, normalmente las estrategias para afrontar la depresión se basan en tratamiento farmacológico y tratamiento psicológico donde el especialista guía a los pacientes para que realicen pequeños cambios en el estilo de vida. Existe un porcentaje muy alto de personas que afrontar la enfermedad y no vuelven a recaer.
  • No está relacionada con la debilidad personal, fragilidad de carácter o falta de voluntad: Existe el estigma de que se trata de algo voluntario, el 60% de la población española asocia la depresión con una personalidad inestable y el 49% con un carácter débil. Sin embargo, la depresión es un problema de salud en el que intervienen diversos factores psicológicos, biológicos y ambientales.
  • Sus síntomas pueden ser afectivos, cognitivos o somáticos: La depresión no es solo un trastorno del  estado de ánimo, sino una enfermedad que provoca diversos síntomas afectivos como la tristeza, ansiedad, irritabilidad, apatía, desesperanza; síntomas cognitivos como falta de atención, dificultad en la concentración, problemas de memoria o de planificación y síntomas somáticos como dolores, cansancio, fatiga, falta o exceso de apetito, alteraciones del sueño, dolor de cabeza, problemas estomacales, adormecimiento en las manos.
  • Puede aparecer sin ninguna causa clara: La depresión no tiene una causa clara, existen diferentes hipótesis para explicar su causa como desequilibrio en las sustancias químicas en el cerebro (serotonina), abandono o maltrato en la infancia, alteraciones en estructuras nerviosas causadas por estrés crónico, sucesos traumáticos o provocada por factores de riesgo como puede ser una ruptura amorosa, embarazo, desempleo, enfermedades crónicas, exceso de actividad laboral o problemas económicos. Por tanto, puede ocurrir que no conozcamos o no sea evidente el origen de la enfermedad, y pensemos que no se trata de depresión, ya que no hemos vivido ninguna situación traumática o estresante evidente. Debemos tener en cuenta que si aparecen los síntomas que hemos descrito en el punto anterior durante un periodo superior a 15 días consecutivos, y que además nos afectando a las relaciones con las personas que nos rodean y por tanto está afectando a nuestra vida normal, debemos buscar ayuda profesional, que nos indique si estamos sufriendo un cuadro depresivo.
  • Requiere tratamiento basado en la psicoeducación, psicoterapia y farmacología: actualmente muchas veces la depresión grave trata como debería y en otras se trata farmacológicamente cuando no es necesario. Es necesario evaluar, diagnosticar e individualizar un tratamiento adecuado evitando que se tomen medicamentos para afrontar las situaciones normales de la vida. La psicoeducación consiste en informar y educar a las personas sufren la enfermedad y a sus familiares sobre cómo afrontar la enfermedad, cómo ofrecer apoyo emocional, cómo resolver de problemas y otras técnicas.
  • La sufren personas en todo el mundo, en todas las culturas y países: Todos, en cualquier momento, podemos tener un cuadro depresivo, los datos indican que una de cada 6 personas padecerá un cuadro depresivo al menos una vez en la vida. A pesar de estos antes existe una creencia popular de que se trata de una enfermedad de esta época y de la cultura occidental. Sin embargo, los primeros rastros encontrados sobre la depresión se encuentran en tablillas mesopotámicas de arcilla de alrededor de unos 5000 años.

Pautas básicas para ayudar a una persona con depresión:

  • Busca ayuda profesional para que te asesore sobre los posibles tratamientos.
  • Anima la persona a buscar ayuda profesional.
  • Ayúdale a encontrar la posible situación causante o que desencadena el cuadro depresivo y junta a la persona analiza diferentes soluciones o maneras de afrontar la situación.
  • Pasa tiempo con ella, acompáñala, no la obligues a hacer nada pero procura motivarla y animarla a realizar cosas juntos.
  • No critiques ni juzgues ni sus acciones ni sus sentimientos. Procura elogiar cada paso hacia adelante que dé, por pequeño que sea. Al principio cuesta más, por lo que puede ser más importante el reforzar en esta etapa.
  • Es importante que te tomes en serio cualquier mención o pensamiento sobre suicidio. Intenta hablar abiertamente sobre el tema. Si crees que podría hacerse hacerse daño, proporciónale tu compañía, coméntale lo importante y necesario/a que es para ti, lo valioso que es.
  • Repítele todos las veces que creas necesarias que la depresión es una enfermedad que afecta a muchas personas pero que tiene cura, se puede llegar a mejorar con el tiempo y la ayuda adecuada.
  • Dile que la quieres, que es importante para ti y lo feliz que eres con su compañía.
  • No infantilices a la persona, no te ofrezcas a ayudar, ella puede sola realizar las tareas del hogar, de lo contario estarás reforzando su sentimiento de inutilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.